9 Febrero 2014

WENDY GUERRA

Actriz y escritora -poesía y ficción-, además de cineasta, cuenta con varias novelas en su haber: Todos se van (2006), la más laureada de las tres; Nunca fui Primera Dama (2008), Posar desnuda en La Habana (2011), y Negra (2013). Sus novelas componen un poderoso retrato generacional de los nietos de quienes vivieron la revolución cubana. En relación con sus obras de ficción, ella "cree haberse ganado el derecho a reflotar ese realismo mágico que todos llevamos dentro. Mi país es de realismo mágico".
 
Todos se van es una obra que consiguió posicionar a Wendy en un escalón de prestigio en el ambiente literario. Se trata de una novela publicada en forma del diario íntimo de Nieve Guerra (un alterego de la autora) y se encuentra dividida en dos partes: el diario de la infancia y el de la adolescencia. En esta novela se reflejan los cambios y los problemas, adheridos al crecimiento físico y emocional de una niña. Es un diario tierno y desgarrador, escrito sin pudor y en la más absoluta crudeza, como la mayoría de lo que ha escrito Wendy. 
 
Posar desnuda en la Habana está basada en una historia real que desgrana la búsqueda de identidad y el crecimiento personal de la escritora Anaïs Nin. Se trata de una novela biográfica, un “diario novelado”,donde la autora especula con lo que pudo ocurrir durante aquel año de estancia en Cuba, 1922. En ese periodo, Anaïs Nin, que entonces tenía 19 años, solo escribió nueve cuartillas de su Diario, material que Wendy Guerra también intercala en la novela. A partir de aquel diario escrito por Nin en Cuba, Wendy Guerra proyecta un Diario Apócrifo, intentando llenar los vacíos o ficcionando a partir del silencio de la narración original escrita por la francesa.

Daniel Zanetti afirma que la tesitura alcanzada por Nin en sus diarios, la profundidad, el distanciamiento de lo cursi y una melancolía inmanente y tan propia no son tarea fácil: “Escribo, escribo como si granizara, y es esencia, es arroz de novios lo que me llueve sobre el papel, la tinta falla y se estrella en los granos, mientras me deshago en lágrimas lilas”.

Su última novela, Negra, es la historia de una hermosa modelo negra que rompe convencionalismos. Es una historia donde la religión, la magia y el sexo son protagonistas. Un libro que utiliza "el lenguaje musical de lo afrocubano" para hablar sobre el racismo y la negritud.
 
Lo importante es hablar de las cosas. Hay libros muy bien escritos que no hablan de nada. Yo quiero que haya contenido.
 

Página 2 (RTVE) (Pulsar en imagen)Página 2 - Wendy Guerra

postimg Foto de Daniel Mordzinski
 
Si bien es cierto que en nuestro país Wendy Guerra es más conocida como escritora de novelas, a lo largo de su trayectoria literaria tiene en su haber la publicación de, por lo menos, tres volúmenes poéticos: Platea oscura, Cabeza rapada y Ropa interior.

De Cabeza rapada se decía que contenía versos frívolos; que era un cuaderno coqueto, empeñado en seducir todo el tiempo. La profesora había hecho un descubrimiento, pero le holgaba. "Versos frívolos, en efecto, que captan la otra dimensión de lo histórico: la heroicidad gélida. Palabras que certifican lo esencial humano; revelaciones que se dan en la sala de la casa, no en el cuartel; en el labio, no en el puño; en el horno, no en la trinchera".

Ropa interior es su último poemario, publicado en 2008. Los 43 poemas que contiene el poemario reflejan su anhelo de crear un mundo poético total. La poesía de Wendy Guerra de resonancia erótica trastorna y juega con el género poético.Adquiere una dimensión polifónica característica de la novela. Sin ser una poesía narrativa como los Petits poèmes en prose de Baudelaire que buscaba "una prosa poética musical sin ritmo y sin rima, bastante suelto y bastante dolido para adaptarse a los movimientos líricos del alma, a las ondulaciones de los sueños, a los sobresaltos de la conciencia", a través de las numerosas transgresiones a las formas tradicionales de la poesía, el poemario Ropa Interior se inserta en el cuestionamiento contemporáneo sobre la noción de género literario.

Ropa interior abreva en lecturas de Anaïs Nin, francesa pero hija de cubanos y muy signada también por la isla. De una manera explícita –el epígrafe recupera la anécdota de sus cartas donde Anaïs cuenta que un editor le dijo: “Madame, llévese toda su ropa interior, no nos interesa su libro”– y de una forma implícita con “Lo peor del incesto”, poema que cierra el libro y hace acordar mucho a la autora obsesionada por su padre. Entre los poemas de este libro:
 
DESDE POMPEYA

Te hice el amor de espaldas boca abajo
metida en la fuente del volcán dorado en el escorzo
Me abrí la blusa y te ofrecí los higos con mi boca
mis piernas en tu cuello y mi sexo grabado sobre el texto
cenizas en el pelo sustancias derramadas sobre el fuego
la isla arde y quedo presa
Menos mal que te hice el amor de espaldas boca abajo
y que dormí en tu fuerte de volcán dorado y que los
higos
te los di en la boca
porque de Pompeya nunca fue fácil escapar.



Exceso de equipaje
Si me dejaran llevar todo lo que extraño
Si me dejaran cargar la isla y el milagro
No tendría a dónde regresar.
No volvería a mí
Ni a tus recuerdos.
 
Además de los temas que propone en la ficción y su tratamiento literario, la atracción que ejerce Wendy Guerra es su incardinación en su país. Es paradójico que sus libros no sean editados en Cuba; la visión cosmopolita, moderna y abierta que proyecta en su imagen pública internacional no se compadece con sus declaraciones, a veces contradictorias, sobre las vivencias de un escritor en un país sometido a control estatal. La lectura de declaraciones "dentro y fuera" permite atisbar diferencias no sólo semánticas sobre Cuba y los cubanos, sino que provoca continuos desmentidos a declaraciones que son "malinterpretadas". Léase, en cualquier caso, la posición de cubanos exiliados sobre la escritora y sus mensajes.

 

Fuentes principales:

Wendy Guerra habla de su novela sobre Anaïs Nin

El juego de los géneros en Wendy Guerra - Lucie Dudreil

Video - Presentación de Negra

Wendy Guerra - Emilio Ichikawa

Reseña de Posar desnuda en la cama - El Estandarte

Wendy Guerra:Posar desnuda en La Habana - Gabriel Zanetti

Guerra al silencio - L. Santiago Méndez

Los pasos hacia atrás - Walfrido Dorta

 

Copyright ©2019 www.edalya.com
f t g m